Va por ti

11144906_955574121149317_9138817696423595257_nVa por ti, amigo. Bueno, va por dos. En el fondo, eres uno con doble careta, pero eso ya lo sé por fin. Léeme bien porque no lo repetiré más veces: sigo adelante a pesar de los pesares. Aunque te de igual, a mí no. Aunque sientas que has salido a tiempo, tu huella no se borra tan fácilmente. Y bendita sea esa realidad porque gracias a ella cuando flojee me acordaré de porque salí corriendo.

Viniste para enseñarme lo fácil que es olvidarse de uno. Viniste para enseñarme lo feo del mundo. Y aunque suene a tristeza, es hermoso comprobar como lo que realmente tiene luz brilla más que nunca. Y lo hace ahora, justo en el momento adecuado. O como dirían algunos: en el momento que tocaba. Ni antes, ni después. Ni cuando yo quería.

Viniste para quedarte, pero eso está por ver. Por el momento, yo he salido corriendo. Aunque a los demás les digas que fue al revés, yo seguiré alzando la bandera de la verdad. Y esa es universal. No entiende de idiomas, ni diplomacias ni ostias varias.

Estás dentro de mí, pero ya te visualizo fuera.

Estás en mi pensamiento, pero ya soy capaz de hablar de ti. Y de sacarte con cada palabra.

Estás en mi presente, pero pronto te hablaré en pasado.

Y si no lo consigo, podré decir que yo sí lo intenté. Hasta el final y con todas sus consecuencias.

Me hablaron de ti muchas veces, incluso antes de conocerte personalmente. Y siempre me jacté de decir que yo nunca caería rendida en brazos de alguien como tú. Pero lo hice. Me gusté o no, no soy diferente a nadie. Soy tan igual a todos, que te dejé incluso meterte en mi cama. Pero amigo, ¿qué hay en la vida con más sentido que sentirte reflejada en la cara de un desconocido? Y lo digo porque cuando eso sucede, no te sientes sola. De repente, ves con más claridad lo que te une a las personas, y no lo que te diferencia.

Así que supongo que un día, si me dejas, te daré las gracias por lo que voy a conseguir gracias a ti. Prometo avisar cuando ese día llegue.

Por el momento, tu oscuridad la iluminan otros. Ellos lo intentan y lo consiguen. Amigos y seres sanguíneos que te demuestran que el significado exacto de la palabra amor todavía no aparece en la RAE. Y que siga así, porque de ese modo nunca perecerá en una etiqueta, ni será posesión de nadie. Si no de todos.

Las cosas más importantes de la vida son inclasificables.

Incluso las que vienen vestidas con bata blanca.

Así que va por ti, amigo.

Gracias por venir.

Y aunque todos te llaman según les convenga, yo no te oculto. Te llamas miedo y yo lo escribo tal como suenas.

Va por ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s