Juez Elpidio J. Silva: “Sin gente buena y decente en el sistema yo no habría sobrevivido”

Fuente: archivo personal de Elpidio José Silva (on.fb.me/1co1aIL)
Fuente: archivo personal de Elpidio José Silva (on.fb.me/1co1aIL)
  • “Las organizaciones judiciales no deben ser correas de transmisión de los partidos políticos”.
  • “Todavía es fácil tomarle el pelo a los españoles. Pero esto va a cambiar”.
  • “Yo entiendo que alguien, cuando es acosado, lo último que debe hacer es ceder al acoso y dejarse vencer”.
  • “Hay que auditar el CGPJ y examinar qué ha sucedido ahí en los últimos 10 años”.
  • “Esto (caso Blesa) no se va a quedar en nada. Acuérdese de lo que le estoy diciendo…”

La siguiente entrevista fue realizada el pasado 14 de noviembre de 2013 y no la he publicado hasta hoy porque su destino era un certamen periodístico, de manera que hasta el día de hoy debía mantenerla en reserva. Evidentemente, las informaciones entorno a el juez Elpidio José Silva han avanzado y no constan en esta entrevista, pero quiero publicarla en mi blog para darnos la oportunidad de reflexionar, de preguntarnos qué papel juega en nuestras vidas el sistema judicial español y qué sabemos realmente los ciudadanos de todo ello.

Este mes de diciembre, el instructor del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de la querella presentada por la Fiscalía contra el juez Silva ha acordado seguir la causa abierta contra éste, le ha fijado una fianza civil de 8.000 euros y da un plazo de diez días a las partes personadas -entre ellos Blesa y su abogado-, para que soliciten la apertura del juicio oral.

A continuación, os dejo la entrevista completa tal y como la redacté el pasado 20 de noviembre de 2013.

Fuente: archivo personal de Elpidio José Silva (on.fb.me/1co1aIL)

La instrucción del caso Blesa le ha acarreado una suspensión de 4 meses y 7 días, así como una querella de la Fiscalía por presunta prevaricación, retardo malicioso en la Administración de Justicia y dos delitos contra la propiedad individual del ex presidente de Caja Madrid. Pero Elpidio José Silva (Granada, 1959) está muy tranquilo y seguro de sí mismo porque dice haber cumplido las reglas del juego. Un juego que lo enfrenta al Consejo General del Poder Judicial y a la Fiscalía del Estado, mientras los ciudadanos observan temerosos, incrédulos y sin saber exactamente qué está sucediendo. Porque… ¿realmente lo sabemos? ¿Qué ocurrirá con la investigación del Banco de Miami? ¿Quién la instruirá? ¿Existe relación entre Caja Madrid y la Trama Gürtel? Los grandes casos de corrupción en España han despertado dudas sobre la independencia judicial de nuestro Estado de Derecho y Elpidio J. Silva lo ha denunciado con rotundidad. Hay quien le critica que lo haya hecho en las redes sociales y en los medios de comunicación, pero él tiene respuesta para todos. Sea quien sea.

¿Qué representa para un hombre como usted verse denunciado por un sistema, el judicial, después de haberle dedicado más de 20 años de su vida?

Son gajes del oficio. Es una querella manipuladora del proceso porque el sistema funciona correctamente si las personas que están dentro se adhieren a él. Sin embargo, Fiscalía -por algún motivo- lo está pervirtiendo. Y emocionalmente no me repercute porque esta profesión tiene unas reglas del juego y, en cierto modo, todo esto que está sucediendo me favorece.

¿Por qué?

Porque se pone de manifiesto que todo lo que yo estaba investigando tiene solidez. Si Fiscalía no se hubiese querellado contra mí, si no se hubiese filtrado ningún tipo de falsa información en la prensa o que sencillamente yo dicté seis resoluciones y que la Audiencia Provincial de Madrid unas me las anuló, otras no, y otras no se sabe… Si tan sólo hubiese ocurrido eso, posiblemente quedaría que yo instruí mal. Pero como no se ha llevado el camino correcto cualquiera puede ver que hay otro tipo de intereses.

¿Es usted un juez enfadado o un juez asustado?

Ni una cosa ni la otra. Ni tan siquiera juez. Yo soy una persona que se llama Elpidio José Silva Pacheco con múltiples ocupaciones (escritor, psicoterapeuta, profesor de universidad…) y donde una de ellas la ejerzo hasta sus últimas consecuencias. Mi emocionalidad en cuanto a este trabajo judicial no está comprometida, y en cuanto a si me está perjudicando el modo en cómo ha estado funcionando el sistema está por ver… Lo que sí veo con tristeza es que los ciudadanos contemplarán todo esto como un espectáculo dantesco.

¿Por qué decide exponerse a los medios de comunicación y a las redes sociales?

Porque hay que contar la verdad. Llegó un momento en que la confusión general era demasiado grande y, aunque lo ponderé muchísimo, formaba parte de mi trabajo y juramento como juez.

¿Cree que esa presencia mediática ha jugado a su favor?

Eso no se puede saber porque las historias se saben cuando terminan y ésta en concreto no ha terminado. Yo he salido fortalecido de todo esto porque mi convicción, mi formación familiar -muy poderosa en este sentido- y jurídica han sido siempre muy sólidas. Además, las muestras de apoyo son muchísimas porque una cosa está clara: sin buena gente en el sistema yo no habría sobrevivido.

Hay quien dice que se trata de un acto narcisista… ¿Busca notoriedad?

Cuando terminé en el año 83 la carrera de derecho era número uno de mi promoción y tenía todas las posibilidades de dedicarme a la política. En aquella época yo iba a algún que otro negociado de la Junta de Andalucía y me encontraba que estaba lleno de compañeros y alumnos que ocupaban cargos públicos por ese mero hecho.

¿Y usted por qué no lo hizo?

Porque no me ha interesado tal y como siempre ha estado organizada. Lo que está pasando ahora yo siempre lo he visto claro: un monopolio de dos partidos políticos de todo el sector público en términos que no son de recibo. Y yo no quería jugar a eso, pero también le diré que nunca me hizo falta…

¿Qué quiere decir?

Yo económica y profesionalmente tenía mi futuro asegurado.

¿Y la erótica del poder?

No creo en eso. En todo caso, es una fantasía de alguien que no esté mentalmente bien porque el poder, bien utilizado, es una carga.

Se hablado mucho de una supuesta carrera judicial repleta de sanciones. Lo cierto es que no constaba ninguna en su expediente (consultar) hasta la acordada por el Consejo General del Poder Judicial el pasado mes de julio. ¿Tiene la sensación de que se ha jugado con la sospecha entorno a su persona?

Yo entiendo que aquellos que corrompen el sistema montando estos expedientes tan bochornosos buscan crear tal lío que nadie sepa por dónde va. Y aquí yo he disculpado a los medios de comunicación porque, en parte, han sido víctimas. Eso sí, uno puede justificar el ser víctima hasta cierto punto porque, al final, debe enterarse de lo que hay. Lo que yo no sé es si la ciudadanía tendrá paciencia para saber todo lo que ha sucedido aquí.

Basándose en su experiencia, ¿quién es mayoritaria: la gente decente que participa de las reglas o la que no lo hace?

Sospecho que la cantidad de gente que no cree en el sistema es demasiado elevada. Bastante más de un 25%, lo suficiente como para encender todas las alarmas. Ahora bien, el poder en una sociedad lo tiene la ciudadanía y ella pueda movilizarse o no. Y como cualquier político lo sabe, la intenta manipular.

¿Es consciente la ciudadanía de su poder?

Tampoco es importante que no lo sepa porque parte de su poder consiste justamente en eso. La inocencia, la espontaneidad y la forma en que puede erupcionar una parte de la ciudadanía son mecanismos de ese poder. Aquellos que quieren conciencia son los que quieren manipular esa erupción.

En el escrito que presentó el pasado 17 de junio de 2013 para solicitar amparo al CGPJ denunciaba haber recibido presiones desde el año 1991. ¡No ha sido exclusivo de su instrucción del caso Blesa! (consultar)

Efectivamente. Yo casi me atrevería a decir que en materia de presiones soy casi un experto. Yo llevo aguantando caña de todos los poderes fundamentales del Estado español desde hace 15 años. Siempre he sido muy beligerante en mi vida: como deportista de élite, como representante de mis compañeros de facultad, ¡yo tuve que echar a un decano para ser titular en la universidad!… Pero nunca he tenido problemas con nadie siendo una persona no adaptada -en el sentido positivo del término-…

Vamos que se ha ganado enemigos…

Como ha pasado en el ámbito judicial ¡jamás!

¿Se considera una persona fácil de tratar?

Sí, por eso tengo muchos amigos y tengo una sensación de gran adaptación social a un nivel que ronda habilidades muy altas. Ahora bien, cuando algo no es correcto lo voy a denunciar. Seas quien seas.

Se define como juez independiente. ¿Definiría del mismo modo a la mayoría de los jueces españoles?

La forma radical en la que yo veo la independencia no abunda en la carrera judicial. Los jueces cumplen un cierto canon de independencia que no voy a negar, pero creo que nos tenemos que ganar nuestra legitimidad en el día a día y que, a veces, nos tenemos que exponer más allá de un sueldo o del miedo a posibles sanciones. En su día, yo estuve asociado a Jueces para la democracia y me salí porque entendí que se estaba politizando de manera sumamente inadecuada la organización. Las organizaciones judiciales no deben ser correas de transmisión de los partidos políticos.

Volvamos al escrito de solicitación de amparo. Afirma que entre 2006 y 2010 hubieron dos intentos de jubilación forzosa. Es una acusación muy grave de la que se ha hablado poco en los medios de comunicación (consultar).

Yo entiendo que hay un silencio informativo porque se quiere proteger a personas como el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Castilla la Mancha -Vicente Rouco-. Fue un acoso sistemático que acabó en una querella que formuló el Ministerio Fiscal y, que yo sepa, sin que tuviese conocimiento el Fiscal General del Estado -Cándido Conde Pumpido-. Fracasó hasta tal punto que Fiscalía no tuvo la capacidad para apelar la sentencia, demostrándose que los expedientes disciplinarios eran desproporcionados, abusivos y dirigidos a maltratar y denigrar a la persona que los padeció. Dos expertos -un psiquiatra y un psicólogo- hicieron un informe muy profundo que demostró que a mí no me pasaba nada a nivel psicoterapéutico y que fui víctima de un acoso permanente a nivel institucional.

¿Por qué no decidió dejarlo todo?

No había motivos. Yo entiendo que alguien, cuando es acosado, lo último que debe hacer es ceder al acoso y dejarse vencer.

¿Ganó en rencor?

No, para nada. Es fundamental sentir lástima por ese acosador que forma parte de una red. Eso sí, sin dejar de optimizar todas las consecuencias jurídicas que le pueda corresponder por haberse portado mal.

Pero no ha sido el caso…

Como le he comentado, es una historia que está en marcha. Usted ha tocado un ramal… Nadie ha dicho que esto se vaya a quedar así, y es evidente que en el ámbito español hay que intentar mejorar determinadas prácticas y cumplir las reglas del juego y, por supuesto, aprenderlas. A lo mejor hay ciertas personas que todavía no lo han hecho y se debería plantear una revisión a fondo del ámbito judicial para enviar a ciertos jueces a la reserva.

¿Álvaro Domínguez Calvo -instructor del expediente disciplinario abierto en abril de 2013- es uno de ellos? 

Entiendo que ese juez debería renunciar al cargo. Nosotros nos hemos querellado contra él porque parece que no domina bien el derecho.

¿Por qué?

Porque ha sobrepasado todas las barreras. ¡Mandó un forense a casa de mi abogado! ¡Eso no se ha hecho ni con el abogado de un etarra! Y desde luego, ¿cómo puede pedir 1 año y 4 meses de suspensión cuando no tiene ¡nada!? ¡Decencia, por dios!

¿Y cómo se explica el cargo que ostenta?

Desgraciadamente, en la carrera judicial no hay una carrera propiamente administrativa porque, a veces, la gente sube en el escalafón por la fe de vida, es decir, por el simple paso de los años. Pero esto también sucede en todos los cuerpos generales de la Administración del estado  porque existe un casta política que se ha apropiado del ámbito funcionarial y que ha impedido que se premie adecuadamente el mérito y la capacidad de los funcionarios. Eso se traduce en sentencias que no hay quien las entienda. ¡Y no mías, por cierto!… A mí me habrán revocado 20 sentencias de miles a lo largo de mi carrera judicial.

También afirma que la fiscal Doña María Jesús Armesto -quien lo denunció en marzo por la comisión de dos faltas muy graves y una grave- ha dado muestras de enemistad manifiesta contra usted. ¿Por qué?

Esta señora antes era prácticamente amiga mía, me contaba su vida privada y tengo todos lo correos electrónicos que podrían probarlo…Pero de pronto, coincidiendo con mi instrucción del caso Blesa, empieza a hacer informes de contenido falsario. ¿Por qué? Pregúnteselo a ella.

Y según usted, ¿cuál es el interés extrajurídico del presidente del Consejo General del Poder Judicial, Gonzalo Moliner?

Cuando él sale en los medios y anima a que un expediente sin sentido tire hacia adelante, tiene que tener intereses personales. Posiblemente, apartarme del cargo de forma indebida.

En alguna de las declaraciones del señor Gonzalo Moliner (consultar vídeo del 23/05/2013) afirmaba que era “el quinto expediente que se le abre” y que “ha sido sancionado cuatro veces”. Tal y como comentábamos al principio de esta entrevista su expediente estaba limpio (consultar) hasta entonces. Incluso, el presidente del CGPJ afirmaba esperar “que el expediente abierto llegue a buen fin”. ¿Por qué?

No lo sé. Tendría que explicárselo él.

No me creo que no tenga, al menos, una hipótesis…

De verdad, no lo sé. Sería poco serio que nos centrásemos en lo que yo pueda pensar, pero lo que tengo muy claro es que hay que investigar al CGPJ y ver qué ha pasado ahí.

Finalmente, el pasado 24 de junio la Comisión Permanente del CGPJ decidió no admitir a trámite su solicitud de amparo. Consideran, entre otros motivos, que su petición se tendría que haber realizado cuando Gonzalo Moliner realizó las declaraciones que usted denunciaba (23 de mayo) y no un mes después (17 de junio). ¿Por qué tardó tanto?

Sorprendentemente, esa resolución del Consejo es la cosa más disparatada escrita por juristas que uno puede leer. En primer lugar, es verdad que hay un plazo de 5 días para formular el amparo, pero ¡es que ese no era el único motivo por el que lo solicité! Se agarraron a un clavo ardiendo e hicieron algo sorprendente en la historia de los amparos denegados: ¡agarrarse a un plazo!

Si lo hubiesen admitido, ¿qué hubiese cambiado en esta historia?

Se habría producido una división tremenda en el Consejo porque había mucha gente que quería pararme, y algunos vocales saben que lo se ha hecho conmigo es un exceso.

Uno de esos excesos que usted ha denunciado es el quebrantamiento del ámbito competencial de una de la últimas inspecciones que se hicieron en su juzgado. ¿Qué sucedió?

En una inspección lo normal es que se lleve a cabo una investigación global de todos los asuntos del juzgado, no tan sólo el de uno (caso Blesa). Esto pone de manifiesto que para el CGPJ un único caso es más importante que decenas de miles de casos de ese juzgado. Además, la causa no estaba en el juzgado, sino en Fiscalía, y se pidió que retornara para poderla ver. Eso es alterar el orden procesal. Insisto: hay que investigar al CGPJ.

¿Cree que se llevará a cabo esa investigación?

Yo intentaré que sí y hasta sus últimas consecuencias. Hay que narrarle a los ciudadanos qué ha pasado con la gestión bancaria criminalizada durante 15 años en España y ver qué pasa con las instituciones que han obstruido ese trabajo. En el CGPJ también hay correos corporativos, Blackberries, bases de datos. ¡Obviamente se pueden saber muchas cosas!

¿Debe el ciudadano dudar de la imparcialidad del Consejo General del Poder Judicial?

La garantía no depende de quien te propone, sino de la categoría personal de quien ejerce el cargo. Así de sencillo. Aunque te votara la ciudadanía, si tú no quieres ser imparcial no lo vas a ser.

¿Podría ser que ahí radique el motivo por el que se escogen a determinados miembros?

En el CGPJ ha habido gente decente y no daré nombres para protegerlos. Pero tiene que pensar que si al final me ponen 4 meses y no un año (expediente disciplinario) es porque ahí hay gente decente.

¿Decente o que sabe que no deben apretarle a usted demasiado las tuercas?

También habrá de eso…

¿Qué opinión le merece que a partir de ahora los vocales (concretamente, 14 de los 20) puedan compaginar su cargo en el CGPJ con el ejercicio de sus funciones jurisdiccionales?

Mire, yo creo que el CGPJ es un órgano que no sirve para nada y me parece muy bien que tengan que seguir trabajando como jueces. Aquellos que se quejan tendrían que explicarme cómo han permitido que el CGPJ acabe siendo lo que es…

¿Qué es?

Un órgano que está para cualquier cosa que una persona se pueda imaginar, menos para amparar a los jueces. Es un órgano fundamentalmente represivo y que no obtiene casi ningún resultado. Insisto: hay que auditarlo y examinar qué ha sucedido ahí en los últimos 10 años.

Coro Cillán (juez de Instrucción número 43 de Madrid condenada el pasado mes de octubre a una pena de inhabilitación de 15 años por un delito de prevaricación en la administración judicial de la discoteca madrileña Moma) y Baltasar Garzón (condenado en 2012 a 11 años de inhabilitación por un delito de prevaricación en la instrucción del caso Gürtel) ¿Algún punto en común entre usted y estos dos jueces?

Ninguno. No tengo nada que ver con ellos ni por trayectoria personal, ni profesional.

Los tres han sido acusados de prevaricación y los tres han investigado temas “incómodos”…

Coro Cillán fue la juez que resucitó la teoría de la conspiración del 11-M. Admitió a trámite la querella de la Asociación Ayuda a Víctimas del 11-M que acusaba al entonces jefe de los Tedax, Jesús Sánchez Manzano, de ocultar y falsear pruebas sobre los atentados de 2004)
 
Baltasar Garzón investigó la trama Gürtel y los crímenes del franquismo.
 

Hay mucha gente que coge el coche y va a París, pero no todos son iguales… Tenemos diferencias de tipo curricular y diferencias personales muy profundas. Además, tomando como referencia a Baltasar Garzón, mi presencia en los medios ha sido muy localizada y nunca he participado en política, ni en ningún gobierno de la nación.

¿Es una crítica?

No, para nada. Y en cuanto a Coro Cillán, fíjese si ella y yo somos distintos que la causa del 11-M la tuve que reabrir parcialmente -se estará enterando ahora por primera vez- y la archivé. Hice una investigación relámpago de 4 meses que ya está confirmada por la Audiencia.

¿Qué quiere decir? ¿Qué no había motivos para reabrir el caso?

¡No, no! Sobre eso no me quiero pronunciar. Lo que quiero decir es que la manera en cómo yo veo los asuntos es muy diferente a la de estos jueces. Ahora bien, sí que creo que hay jueces que forman parte de una ortodoxia mal entendida y que hay otros que son incómodos, y a estos últimos -si se puede- se les intenta echar. Pero no es mi caso. A mí nadie me va a echar…

¿Por qué está tan seguro?

Porque estoy tan dentro de la verdad material y formal que no se puede. Es imposible. Yo lo he hecho todo muy bien.

¿Garzón y Cillán no?

El paso del tiempo me está dando la razón. En cambio, a Cillán no y a Baltasar tan sólo en algunos puntos, sobre todo por el tema Gürtel. Él abrió muchas causas diferentes que son articulaciones procesales muy distintas a las que yo he hecho.

¿Considera que han sido jueces perseguidos como usted denuncia haber sido?

De verdad, no lo sé. Yo lo voy a contar detalladamente en un libro que se va a publicar. Por tanto, quien lo haya sido ¡que lo cuente! En mi caso, ha llegado un momento en el que siento que debo ir más allá, pero ¿para mí es agradable contar todo esto? No. Los españoles tienen que saber de dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde queremos ir porque así no podemos seguir.

¿Cree que la ciudadanía quiere implicarse tanto?

Yo creo que sí. Se están dando algunos signos que demuestran que se está dando cuenta de que va a tener que mojarse y participar.

¿No está tardando mucho en manifestarse?

Sí. La ciudadanía española tiene un nivel de falta de conciencia y de cultura cívica e institucional muy grande y, a veces, promocionado por los poderes públicos y la casta política -en el peor sentido del término-. Es evidente que la educación va a permitir un espíritu crítico que no le va a venir bien a determinadas composiciones de la política. Y la responsabilidad de los partidos de izquierda en España en todo esto es tremenda.

¿Es fácil tomarle el pelo a los españoles?

Todavía sí. Pero esto va a cambiar.

¿En qué se basa? ¿Dónde ve indicios de cambio?

La ciudadanía, sobre todo la que a mí me apoya, se lo curra y tiene criterio.

¿Retwittear un twit suyo es currárselo?

Mis twits son complicados ¿eh? Hay gente que incluso me ha pedido que los haga más fáciles. ¿No le parece raro que a una persona que se dedica al rollo de la justicia le sigan casi 17.000 personas en apenas unos meses? No se puede negar que hay gente que se moviliza y que quiere saber qué pasa. Ahí es donde yo quiero colaborar.

Alberto Gallardón

El pasado mes de agosto, Margarita Robles, vocal del CGPJ, declaró en Nueva Tribuna que Gallardón es el peor ministro de Justicia de la historia de España. ¿Está usted de acuerdo?

Estoy de acuerdo. De hecho, diría que de la historia europea. Lo cierto es que España no ha tenido ningún ministro de Justicia bueno. En el campeonato, Gallardón gana por muy poco porque todos han sido tan malos que resulta difícil decidir el ganador.

¿Lo han sido por interés o por incompetencia?

Estamos hablando de una carrera de burros y mulas… Desde luego, no ha habido ningún ministro de Justicia dispuesto a cambiar esto y a ponerse delante del Consejo de Ministros y decir: o me dejas hacer lo que hay que hacer o me voy, Presidente.

Caso Miguel Blesa

Cuando en junio de 2012 decide reabrir el caso Blesa porque entendió que otro Juzgado -el de Instrucción número 21- había admitido una nueva querella de Manos Limpias contra Bankia, decide renunciar a la instrucción en favor de la Audiencia Nacional (la encargada de investigar la querella de UPyD por la salida a Bolsa de Bankia). Finalmente, ésta deniega su petición. ¿Por qué?

No puedo revelarle eso porque forma parte de los datos del sumario.

¿Puede, al menos, confirmarme si la figura de Emilio Botín tiene algo que ver?

No puedo hablar.

¿Es casual que el CGPJ decidiera abrirle el expediente disciplinario (por causas ajenas a la instrucción del ex presidente de Caja Madrid) aproximadamente un mes antes de que enviase a Blesa a prisión?

Es una injerencia en toda regla y no había ningún motivo para inspeccionar mi juzgado porque es uno de los mejores de Plaza de Castilla.

Si realmente esto es una injerencia del CGPJ, ¿qué lo motiva?

Ni idea.

¿No me responde porque va a explicarlo en su libro?

En el libro lo explico, pero todos sabemos que a veces hacemos cosas porque es lo que se espera de nosotros.

¿Quién y qué se espera de Álvaro Domínguez?

¡Lo dijo el presidente! Que llegara a buen fin el expediente disciplinario… Pero se estrelló.

¿No me va a explicar los intereses que hay detrás de todo esto, verdad?

Yo estoy tan lejos de toda esta gente y de sus manejos que ni yo lo entiendo. ¿Puede entender que se trata de un intento por mi parte de mantener mi seguridad personal y psíquica? Yo saco las reglas y especifico en qué se han equivocado y, además, me querello contra ellos porque entiendo que han prevaricado. Álvaro Domínguez Calvo tiene que ser honesto y renunciar.

Algunas fuentes judiciales afirman que usted, basándose en la similitud de la gestión del préstamo fallido a Díaz Ferrán, desgajó una nueva causa -la de la planificación del banco de Miami- para evitar que no se hundiera toda la causa contra Blesa si la Audiencia anulaba el caso del crédito. ¿Es cierto? ¿Sospechaba la anulación de ese caso?

¡No tenía ni idea! Y no fue una estrategia. Todo lo que hice fue para proteger al imputado y no puedo decir más. De todas formas, cualquier buen procesalista lo podría explicar porque cuando yo tengo una causa y veo que pueden haber motivos para incoar otra -de la que no tengo todavía muy clara la conexidad-, yo tengo que abrirle otra causa al imputado y no acumularle todo. Eso me parece injusto. De hecho, el tema de Bárcenas no lo entiendo. Es decir, ¿por qué se le quita la causa a Gómez Bermúdez para unirla a Gürtel? Todavía hay que saber si están debidamente conexionadas, ¿no?

¿Cómo le explica al ciudadano que Fiscalía fuese uno de los que pidió que se anulara la causa en la que se investigaba el crédito al entonces propietario de Marsans?

Yo nunca lo he entendido. Sólo le diré que creo que hay un error jurídico muy grave.

¿Se da cuenta que seguimos sin entender nada?

Es así porque no se investiga.

¿Motivo?

Porque los órganos que están llamados a hacerlo no lo ponen en marcha. Hay una querella de Manos Limpias contra toda la cúpula judicial y el Tribunal Supremo, por el momento, la ha archivado.

¿Qué explica que lo haya hecho?

Yo no lo entiendo y es lo único que puedo decirle.

¿Qué puede hacer la ciudadanía en todo esto teniendo en cuenta que la información no fluye como debiera?

Tener músculo civil, crear plataformas y exigir el cumplimiento de las normas de la Constitución. Y hasta que no lo haga el trabajo recaerá en unos pocos que, a lo mejor, decidimos irnos al sector privado donde nuestros sueldos se multiplicarían por cien o por mil. Y si no vienen otros, todo quedará tapado, se dirá que España mejora y no habrá nada que contar.

En su tercera comparecencia ante el magistrado que instruye la querella impuesta por Fiscalía contra usted (19 de julio), se le concedió un receso de una hora para leer los 8.757 correos electrónicos corporativos del servidor de Caja Madrid. ¿No es demasiado poco tiempo?

Lo cierto es que habría necesitado unos 5 meses para poder hacerlo.

De hecho, en su día usted los requirió mientras instruía el caso Blesa y nunca llegaron…

No lo sabemos. Parece ser que se habían perdido… El mismo Fiscal lo dijo.

¿Esos mails pueden haber sido manipulados?

Hay que mirarlo.

¿Y esa sonrisa irónica que se le dibuja? ¿Qué significa?

Insisto: hay que mirarlo. Eso sí, la Guardia Civil tiene una copia y no los ha perdido.

La misma semana que usted comparecía también lo hacía -como testigo- Miguel Blesa, y el instructor Jesús Gavilán zanjó el interrogatorio de su abogado cuando éste le preguntó al ex presidente de Caja Madrid si le había comunicado su imputación a José María Aznar. ¿No es ilícito?

Desde el punto de vista jurídico es ilícito y por eso estamos recurriendo.

Carlos Aguilar, el abogado de Blesa, también fue interrogado y afirmó que las declaraciones de Miguel Bernard, secretario general de Manos Limpias, anunciando el encarcelamiento de su cliente en una televisión días antes demostraba  una coordinación existente entre usted y el sindicato. ¿Es cierto?

Carlos Aguilar sabe que yo no he prevaricado. Manos Limpias es posible que tenga más información que yo.

¿Y cómo es eso posible?

Porque habrá funcionarios que les pasan esa información. No tengo otra explicación. Cuando yo acuerdo estas prisiones buena parte de la honestidad e integridad con la que lo hago es que no traigo el auto hecho. ¡No! Se hace en el ordenador del juzgado. Todos mis funcionarios son testigos de ello. Nadie sabía lo que yo iba a hacer.

¿Y por qué Manos Limpias lo tenía tan claro?

Podían hacer pronósticos.

En cuanto a la compra del Banco de Miami, ¿es cierto que podría tratarse de una adquisición estratégica para luchar contra el régimen castrista y ayudar a disidentes cubanos?

Hay prensa que publica eso, sobre todo la internacional, pero yo no le puedo hablar de la causa.

¿Existe relación entre Caja Madrid y la Trama Gürtel?

No puedo hablar.

En estos últimos días (noviembre 2013) se ha dicho que usted ha remitido un recurso al Tribunal Superior de Justicia de Madrid donde describe algunos hechos que se esconden en los correos electrónicos de Blesa en su etapa en Caja Madrid…

No he remitido nada. Eso ha aparecido en Expansión y no sé cómo. Se ha filtrado… ¡mala suerte!

Otra vez esa sonrisa…

¡No! Es mala suerte que se haya filtrado porque no se le está haciendo ningún bien a la causa.

¿Y cómo se filtra algo así? ¿Desconfía de sus propios funcionarios?

Para nada. De hecho, esos escritos los tienen la defensa de Blesa, la defensa de Díaz Ferrán y Fiscalía ¡donde hay muchos funcionarios! De verdad, no tengo la mínima idea. Yo no mando nada a nadie.

¿Tiene sospechas de que podrían estar espiándolo?

No tengo datos, pero entendería que con toda la información que yo tengo pudiese pasar. Una gran parte de ella no la he hablado con nadie -ni siquiera con la Guardia Civil- y, por supuesto, eso da más motivos para saber qué está pasando ahí.

Está a punto de finalizar su suspensión de 4 meses y no puede seguir investigando por tener una querella interpuesta. ¿Quién hará su trabajo?

No lo sé. No es tema mío. Así es la vida. La reglas del juego dicen que tengo que abstenerme y las cumpliré.

¿Y si el caso Blesa se pierde en el tiempo?

Pues así será, pero esto dependerá de quien tenga que instruir, de las fuerzas vivas que estén detrás de esa instrucción y de la ciudadanía. Yo cumpliré explicando lo que yo he hecho hasta donde yo pueda llegar en cada momento.

¿Sospecha que esto se quedará en nada?

Yo creo que esto no se va a quedar en nada. Acuérdese de lo que le estoy diciendo…

¿Condenas incluidas?

Eso se tendrá que ver porque ni yo sé si hay que condenar a Blesa…

¿Perdón? Entonces… ¿Qué explica que lo enviara dos veces a prisión? ¿De verdad no existen otras medidas preventivas en este país que no sean la encarcelación de un sospechoso?

Lo importante era que no se alterasen las pruebas y posiblemente, a día de hoy, se ha podido hacer un daño tremendo a la causa. Pero bueno, la Audiencia entendió otra cosa… De todas maneras, la Audiencia lo que menos entendió es que le metiera confianza, pero lo hice porque me lo pidieron.

¿Quién?

Manos Limpias. Yo no debía adoptar una medida más gravosa para el imputado de lo que se me pedía. Pero yo no sabía si él iba a pagar la fianza… No era poco dinero…

@DimpelSoto

Anuncios

One thought on “Juez Elpidio J. Silva: “Sin gente buena y decente en el sistema yo no habría sobrevivido”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s