Crónica de la honestidad premiada

DSC_0376
Crisis. ¡Cómo se nos llena la boca con esa palabra! ¡Y qué conspirativo es el rastro que deja a su paso! De repente, el mundo –más que nunca- se divide en dos. Ya no somos ricos y pobres. Ahora somos verdugos y víctimas. Pero, ¿quién es quién? ¿Realmente podemos señalar sin tapujos a los artífices de esta -¿inesperada?- Gran Depresión del siglo XXI?

Mientras sanamos conciencias, en Barcelona ayer se expuso el oficio periodístico a la crítica. Y más complicado aún: a la autocrítica. Todo ello en un contexto amigable en el que se premiaron a colegas que, no tan sólo intentan hacerlo bien, sino que convencen a una sociedad escéptica. Una sociedad a la que que tanto le da quiénes han sido los tránsfugas de este gremio y que exige, más que nunca, que las cuentas cuadren y que la información sea veraz.

Ayer, a las 19:00 h, se celebró en el Palau de la Generalitat de Barcelona el acto de entrega del IX Premio Internacional de Periodismo Manuel Vázquez Montalbán. Con relativa puntualidad, muchos colegas de profesión -la mayoría en activo y bien posicionados-, políticos de la escena catalana y unos pocos cuantos curiosos decidieron acompañar a dos premiados por decisión unánime. Jordi Évole en la categoría de Periodismo Cultural y Político, y Nick Hornby en el de Periodismo Deportivo. Ambos estandartes de la no complicidad con el poder. ¡Curioso lugar para celebrarlo!

DSC_0367 (1024x734)Esa aparente incómoda paradoja hizo del acto un ejercicio de honestidad. Allí nadie se contuvo en decir lo que pensaba. Nadie. Ni siquiera los que presidían el acto: Josep Maria Martí -decano del Col·legi de Periodistes-, Sandro Rosell -presidente del Futbol Club Barcelona- y Ferran Mascarell –conseller de cultura de la Generalitat de Catalunya-. Todos ellos consiguieron tres cosas: amenizar un acto que fácilmente podría haber caído en una tediosa actividad institucional, captar la atención de los allí asistentes y ofrecer una versión de sí mismos mucho más cercana y relajada de la que nos tienen habituados. ¿Impostura? ¿Empatía?

Sea como fuere, el silencio era rotundo.

“El periodismo que premiamos hoy es el que se acerca a la gente y se ejerce sin trampas”

Josep Maria Martí rememoró la figura de Montalbán en pro del oficio bien hecho: rigor, ética profesional, compromiso social y autocrítica son los valores que tenemos que defender. (…) El periodismo que premiamos hoy es el que se acerca a la gente y se ejerce sin trampas. Sin él no hay democracia. Rosell, con cierta timidez en la mirada, tendió la mano a los periodistas deportivos, y no tuvo reparos en confesar que no conocía el trabajo de Nick Hornby: el jurado te ha elegido porque parece ser que ven en tu obra muchas similitudes con la de Manuel Vázquez Montalbán. Si es así, ¡lo celebro!, porque eso quiere decir que explicas el mundo del deporte desde una visión diferente. (…) Mucha gente desconoce la complejidad de este tipo de periodismo y, por eso, tiene mucho mérito”.  Mascarell, sentado a la izquierda del FCB y a la derecha del decano o, lo que es lo mismo, en el centro, guardó silencio. Se reservaba para el final.

Y llegó el momento Évole. Los aplausos eran tan fuertes que parecía que fuésemos centenares -nada más lejos de la realidad-. Eran tan extensos en duración que cualquiera diría que se celebraba el fin de la recesión económica. Pero era evidente que allí se respiraba fascinación. Y respeto. Un respeto que todo el equipo de Salvados se ha ganado a pulso, y que se refleja en audiencias fieles, en la reacción social y en la confianza de muchos ciudadanos. Jordi, con zapatillas deportivas, atuendo vaquero y americana negra, recogió el premio con una timidez abrumadora. Una mirada pueril y unos movimientos nerviosos daban a entender que él no se creía lo que allí estaba pasando. Eso sí, cuando se acercó al micrófono y desplegó su discurso anotado, reapareció el periodista afilado y humorístico de los domingos: It’s an honour to share this award with you (con la mirada puesta en Hornby). ¡Parezco Neymar hablando en catalán!.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Así fue el pistoletazo de salida de Jordi Évole: admirando el trabajo de su colega inglés y rompiendo el hielo con un humor muy acorde con los asistentes. Pero de la ironía pasó a la crítica. Sin adornos. Directo. Serio. Este país vive más inmerso en polémicas políticas que sociales (…)  Y me gustaría  saber qué opinaría Manuel Vázquez Montalbán de los recortes, de la crisis, de Rato, de Millet, de Blesa o de Neymar. Pagaría por leerlo.

“El periodismo también ha vivido en su burbuja”

¿Qué pensaría de nuestro gremio?, que los últimos años no ha estado muy fino. Yo el primero. En la bonanza no quisimos ver qué pasaba, y ahora le lanzamos las culpas a los políticos, pero es que nosotros también decidimos mirar hacia otro lado (…) El periodismo también ha vivido en su burbuja. Hemos estado más preocupados por hacer programas, por escribir artículos pensando en otros periodistas o en el poder político, que nos olvidamos del espectador, del lector y del oyente.

Me hundo en la butaca. Frunzo el ceño. Intuía que venían más azotes.

Silencio más que rotundo, palpable.

Hemos estado demasiado cerca del poder, y cuanto más cerca, más lejos hemos estado del ciudadano. Tenemos la potestad de levantarnos e irnos si nos ponen una televisión de plasma que no responde a nuestras preguntas. Y claro, eso puede que no guste a nuestros jefes, y con la precariedad de nuestras redacciones no estamos en tiempos de convertirnos en héroes de nada. (…) Tengo la sensación de que los grandes medios se han encargado, en época de crisis, de recortar gastos para mantener gran parte de sus beneficios. En el fondo, creo que hay muchos amos de esos medios que no han considerado nunca el periodismo una herramienta crucial para el buen funcionamiento de la democracia. Más bien, como un elemento más para hacer negocio. (…) En algunos medios mandan más los bancos que el director. Un banco que financia la deuda de un diario o prorroga el crédito de una televisión tiene más poder que un jefe de redacción que quiere publicar una información sobre los desahucios. Que quiere hacerlo hablando con nombre y apellidos de la entidad bancaria que hay detrás de él. Si coincide la misma entidad con la que ha financiado la deuda de ese diario, ya os digo yo que sí hay un conflicto de intereses.

Muchos esperábamos un guiño a los profesionales del ámbito público. No defraudó.

“Como periodistas estamos perdiendo el miedo, porque cada vez tenemos menos que perder”

Muchos periodistas que han sufrido un ERE se están agrupando para crear sus propios medios. La mayoría de ellos digitales, que no dependen de los ingresos publicitarios de las grandes compañías. Y donde, en principio, podemos encontrar información -como mínimo- menos condicionada. No sabemos su futuro, pero es que tampoco sé cuál será el de los grandes medios. Lo que está claro es que ser periodista ya no es una profesión cómoda. Es uno de los sectores que más ha padecido la crisis, pero de todo eso podemos hacer una lectura positiva: como periodistas estamos perdiendo el miedo, porque cada vez tenemos menos que perder.

Las miradas disimuladas buscaban la reacción de algunos de los asistentes. Empezando por Mònica Terribas (directora de TV3 desde 2008 hasta 2012), pasando por Jordi Basté (trabajó durante 22 años en Catalunya Ràdio) y acabando, entre otros, por el propio conseller de Cultura. Yo, por logística, sólo podía acceder al rostro de Mascarell. Un rostro falto de reacción y enfocado en sus anotaciones. O bien no se sintió aludido, o bien aquella era su forma -la impertérrita- de suscribir lo que allí se estaba diciendo.

Évole se despediría con un gesto de esperanza.

Todo eso coincide con uno de los momentos en los que más se puede disfrutar de esta profesión, porque pocas veces hemos tenido una sociedad con tantas ganas de saber. (…) Yo soy la cara visible de un equipo de más de 35 personas que dedican a este trabajo muchas horas de su vida. Espero que no nos estemos acomodando. Y si lo hacemos, lucharemos por evitarlo, y seguiremos peleándonos por publicar aquello que no se quiere publicar“.

Se entrecortó su voz y comenzó a rascarse la nariz de forma compulsiva. Unos ojos llorosos -absolutamente controlados- dieron punto y final a un discurso que no dejó indiferente a nadie.

Y para acabar quiero dedicarle este premio a la persona que un día, cuando yo era muy pequeño, ya me hablaba de Manuel Vázquez Montalbán, de Pepe Carvalho y de casa Leopoldo. Mi padre. Gracias pare. Tenías razón en esto y en más cosas. Y decirte que si hoy Manuel Váquez Montalbán hubiese podido escribir otra novela del detective Pepe Carvalho, es muy probable que éste hubiese trabajado para Método 3.

Y, de nuevo, reapareció el Évole tímido con guiño lanzado a su padre.

Torrente de aplausos.

Llegó el turno de Nick Hornby, escritor británico de éxito, que con Fever Pitch ganó el premio Willian Hill Sports Book of the Year en 1992. Ayer se premiaba su capacidad para interpretar el deporte con grandeza, estilo y creatividad.

Aplausos más escasos. Silencio. Incómodo. Todos sabíamos que se merecía la misma ovación que su compañero de Cornellà, así que arrancamos de nuevo. Esta vez de forma más efusiva.

Tengo que confesar que hay dos razones para mi visita. Una es obvia: reclamar los jugadores que el Barça se ha llevado del Arsenal.

Humor inglés bien recibido. Risas complacientes.

“Wayne Roney ganó en dos semanas más dinero que el editor del Times en un año…”

La otra, manifestaros el honor que representa para mí este premio, porque no conozco ningún otro en el mundo que lo conceda un club de fútbol a los escritores.  Por eso, creo que es un buen momento para reconocer que la escritura seria sobre el deporte es muy importante. (..) Hace 30 o 40 años el fútbol no era un negocio -tal y como entendemos nosotros ahora ese concepto-. Era barato ver los partidos, y cuando los jugadores se retiraban sabían que tenían que encontrar otro trabajo, porque el dinero que habían ganado no les duraría otros 30 o 40 años. (…) Eso ha cambiado. El año pasado, por ejemplo, Wayne Roney ganó en dos semanas más dinero que el editor del Times en un año…

Exasperación en los asientos.

Es importante que existan escritores que sigan hablando de esa burbuja futbolística“.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Y llegó el turno del conseller de Cultura. O más bien diría, el de Ferran Mascarell. Un hombre de política que intentó alejarse de su cargo para ofrecerse más humano. Loable, pero…¿convincente? Los comentarios a oreja y los aplausos efervescentes daban a entender que sí. Mascarell ahondó en el derecho del ciudadano a disponer de una información veraz, y en la importancia de ser generosos con la memoria. Estos premios contribuyen a ello.

“A veces, somos el chivo expiatorio de esos poderes que aparentemente se concentran en el mundo de la política, pero que desgraciadamente no tenemos”

Aludió a Jordi Évole haciendo uso de las palabras de George Orwell: si la libertad tiene un significado es el derecho de decir aquello que nadie quiere escuchar. Lema que has hecho tuyo, Jordi. (…) Hay que hablar de las burbujas que el poder político estimuló como nadie. Eso es cierto. (…) Pero cuando alguien habla de eso -del poder-  y me mira a mí, yo siempre pienso: “¡ya me gustaría a mí tenerlo!”. El poder se identifica con la política, pero los que la hacemos tenemos la impresión de que, de poder, tenemos poco. Si así fuese, temas como  resolver el bienestar, los recortes, quitar la inquietud de las personas… cambiarían. Por tanto, reflexionemos bien sobre qué es el poder -y sus relaciones-, porque, a veces, somos el chivo expiatorio de esos poderes que aparentemente se concentran en el mundo de la política, pero que desgraciadamente no tenemos.

Entonces, ¿qué papel juega la política en nuestra vida comunitaria? ¿En quién estamos delegando la enmendación de nuestra crisis? A nadie pareció sorprenderle aquellas declaraciones.

Tampoco hubo turno de preguntas.

Aquí solo hay una fórmula que periodistas y políticos deben aplicar: la profundización democrática. (…) Y Orwell ya decía que la decencia ordinaria es la que menos se aprecia. Creo que tenía razón. La mayoría de la gente lo es y tiene ganas de decencia porque saben que así se crece como sociedad. Pues bien, poner eso encima de la mesa es trabajo de los dos. Descifrar el mundo real. Y eso lo habéis hecho.

Mientras, en plena Plaza Sant Jaume, pancartas y gritos de afectados por las preferentes -desconocedores del acto- denostaban una sucursal de Catalunya Caixa. En cuestión de minutos, pasé del regocijo profesional a una bofetada de realidad.

Ningún medio cubría los hechos. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Dímpel Soto

Anuncios

6 thoughts on “Crónica de la honestidad premiada

  1. demoledoras palabras las de nuestro Conseller Mascarell. un poco como el ‘si yo pudiera hacer algo, pero es que no puedo’. alguien que es Conseller nada menos. qué lástima de cargo. la culpa siempre es de otro.
    desde la ignorancia que me da haber trabajado bien poco de ‘periodista’ al uso, creo que nos hemos creído parte del sistema. de la parte dominante, de los que cuentan, de los que fundamentan el sistema democrático. y nos estamos dando cuenta de que éramos herramientas para hacer negocio. ya no nos necesitan. ¿sabremos nosotros dejar de necesitarles a ellos?
    en fin.
    nick hornby es también el autor de Alta Fidelidad. hizo mucho daño…
    saludos!

    Me gusta

  2. Si el señor Martorell no puede hacer nada, que deje el cargo, no? Para hacer cumplir las órdenes de otros no necesitamos pagarles 80.000 euros al año a cada político.

    Sandro Rosell, como siempre, avergonzando a los seguidores del Barça.

    Y por último, sobre las protestas por las preferentes… pues ya no son noticia para los medios. Ahora necesitas acuchillar al director de tu oficina para tener repercusión.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s