Marc Ustrell: “Quiero que se sepa todo lo que ha pasado”

Descárgate el PDF

Hoy hace 17 días que Marc se quedó sin trabajo. Periodista freelance especializado en nuevas narrativas, ha sido uno de los 35 corresponsales territoriales de los que Catalunya Ràdio ha decidido prescindir. Se declara crítico con la estrategia económica que la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA) está llevando a cabo para hacer frente al recorte del 17% de su presupuesto para 2013. Pero, por encima de todo, lo que más le duele es cómo se han hecho las cosas. ¿Un ejemplo? Supo que se iba a la calle vía e-mail.

10abdb6

Hemos quedado a las cinco de la tarde en una de mis librerías preferidas. Nos pedimos dos cortados. Yo, descafeinado -llevo ya cinco en el cuerpo-. Recordamos qué nos hizo decidir ser periodistas, y suspiramos cuando hablamos de la dura nota de corte de aquel año -si no me falla la memoria era un 7,8-. Somos de la misma quinta.

Con un posgrado en Comunicación Estratégica Digital, hoy ejerce eventualmente de profesor en el Col·legi de Periodistes de Catalunya (Colegio de Periodistas de Catalunya). De hecho, allí lo conocí. Fue mi profesor, y no dudé ni un momento en plantearle esta entrevista. ¿El motivo? Porque respira energía y expira lucha.

 Marc, 17 días en paro. ¿Cómo lo estás llevando?

Bien, tranquilo. Lo más duro fue el día que me lo comunicaron -3 de abril de 2013-, pero por carácter o por el entorno que me rodea he sabido sobrellevarlo.

¿Qué te decían?

Que habrá nuevas oportunidades y que, viendo como trataban a los profesionales, tampoco me interesaba estar allí. De hecho, aún a día de hoy no he podido hablar con el director de Catalunya Radio, ni a nadie de los 35 afectados se nos ha agradecido nuestro trabajo… Un trabajo de médico de guardia, mal remunerado… Y más, cuando hay gente que llevaba años dedicada a ello. Eso hace daño.

Dicen que uno de los peores enemigos son nuestros propios pensamientos limitantes. Caldo de cultivo cuando estás en el paro. ¿Te visita alguno de vez en cuando?

¡Buf…! ¡Claro! El miedo a que no salga nada… El pensar qué haré si se acaban las alternativas  que ahora barajo… ¡Muchas cosas! Pero intento no pensar en exceso.

“Sigo confiando en la vocación, no en la profesión”

Es curioso eso de la cultura del fracaso. En países como el nuestro, fracasar es el final del camino. En cambio, en Estados Unidos no te conceden un préstamo para un proyecto empresarial hasta que no demuestras haber hecho fallida –como mínimo- en dos ocasiones. ¿Tú cómo te lo planteas? ¿Cómo un final o como el inicio de algo nuevo?

Como una oportunidad, por supuesto. De todas formas, a algún amigo le he confesado que ya no creo en el periodismo planteado desde la perspectiva de un medio de comunicación. Es decir, sigo confiando en la vocación, pero no en la profesión… Así que me buscaré la vida por otro camino.

images¿Cuál era tu situación laboral?

Autónomo, pero aunque tenemos la ventaja de poder hacer colaboraciones en otros medios, con los recortes no había más opciones. Así que con Catalunya Ràdio fue una colaboración a  full time.

A ti, y al resto de corresponsales afectados, os notifican que prescinden de vuestro trabajo mediante un e-mail. Yo me pregunto: ¿qué ha sido de aquellos directivos que te invitaban a pasar a su despacho para darte la mala noticia? Como mínimo, te miraban a los ojos…

No sé… Mira, después de unos días lo he estado reflexionando. Al principio, y desde fuera, parece un método frío pero, seamos realistas, nos estaban echando a la calle a 35 personas de golpe, y no querían que nadie se enterase antes que el resto. Evidentemente que lo mejor hubiese sido convocarnos a una reunión, pero tampoco nos pilló de sorpresa porque en el último año habíamos vivido tres recortes salariales. Ahora bien, a principios de febrero nos reunimos con el jefe de informativos y en ningún momento nos dijo que nuestro puesto peligrase. De hecho, maldigo no haber grabado aquella conversación porque allí se dijeron cosas que podrían ser ahora muy reveladoras entorno a la situación de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA).

¿Me podrías desvelar alguna?

No… porque no han pasado…Y tampoco seré yo quien actúe como ellos. Preservaré su identidad. No hay rencor, pero sí que creo que es pésimo como lo han hecho. Incluso, alguno debe tener remordimientos de conciencia. O no.

Bueno, ser así te permite tomar decisiones…

Sí, supongo. Yo por lo menos tengo mi conciencia tranquila.  

Insisto: ¿por qué dices que entiendes lo del e-mail?

Lo entiendo porque por no dar la cara lo que sea. Duele evidentemente, y lloras. Sientes que estás sin nada, pero a mí las lágrimas me duraron un minuto. A otras personas, en cambio, les duraron más.

¿Dónde estabas cuándo recibiste el correo?

En casa de mis padres. Ellos fueron los primeros en saberlo. Después, mi pareja. “A partir de ahora cambiará todo”, le dije.

“Al director de informativos le dije que no creía en su palabra”

¿Cómo fueron tus últimos días en Catalunya Ràdio una vez supiste la noticia?

Con nuestros jefes directos absoluta normalidad y recibiendo el apoyo de muchos compañeros de redacción, que están convencidos de que ha muerto un modelo territorial de hacer radio pública en Catalunya. Incluso, durante ese último mes reforzaron nuestra posición pidiéndonos cubrir más temas para demostrar que éramos válidos.

Pero la decisión ya estaba tomada…

Sí… Pero tuvimos nuevamente una reunión con el jefe de informativos. En esa ocasión individual -¿por miedo?-, y pude decirle lo que pensaba sobre su figura.

¿Qué le dijiste?

Que no creía en su palabra. Alguien que en febrero me dice una cosa y en abril otra no merece mi confianza. De todas formas, en quien verdaderamente no creo es en los directivos que le han hecho tomar esa decisión porque, al final, él es un cargo intermedio más. Eso sí, peor estamos nosotros.

Otro aspecto peliagudo de esta historia es que, mientras vosotros recibíais el e-mail, el presidente de la CCMA hacía llegar una carta a algunos diputados del Parlament explicando el porqué de la decisión. Me gustaría poder analizar contigo algunos de sus fragmentos.

“(…) Me complace escribir estas líneas para comunicarle que Catalunya Ràdio reforzará su despliegue en las comarcas de Catalunya a partir del 1 de mayo con el objetivo de mejorar su proximidad y arraigo en el territorio. Para hacerlo (…), contará con tres nuevos centros territoriales (…) con profesionales que tendrán una dedicación plena en demarcaciones donde hasta ahora no había periodistas de la propia plantilla.”

¡Claro! ¡No nos trata como periodistas! Aquí es cuando me dije que estaba en un sitio donde no me valoraban. ¿Por qué lo hacen? No lo sé. Son políticos y, por tanto, no actúan como los directivos de una empresa pública catalana. Es la única explicación que le encuentro. Aunque, ¡quién sabe!, a lo mejor el nuevo modelo que plantean funciona bien.

¿Sí? ¿Un corresponsal –de plantilla, eso sí- cubriendo 2 o 3 comarcas a la vez? Ya…

(Ríe…) ¡Quién sabe!

Cantidad versus calidad…

Yo escojo calidad, por supuesto. Está claro que el deseo de cantidad y rapidez es lo que nos ha llevado a donde estamos.

“(…) permitirá asegurar con recursos propios la cobertura de la información local en la dinámica de los servicios informativos de Catalunya Ràdio y Catalunya Informació, que hasta ahora se realizaba parcialmente con recursos externos…”

¿Qué quiere decir parcialmente?

No sé. (Ríe…) Como no conozco ni al señor Brauli Duart, ni al director de Catalunya Ràdio, no he podido preguntárselo.

¿Cuál era tu horario?

No tenía…

¿Para qué negarlo? Entrevistado y entrevistadora. Autónomo sin trabajo y parada contractual. Ambos sabíamos lo que significaba no tener horario. En mi caso, nunca había sido un grave problema. Creo que para él tampoco. El periodismo es un oficio muy gratificante, pero no exento de sacrificios. Como todo lo que es importante en la vida, ¿no?

Marc, está claro que todo esto forma parte de una estrategia económica que intenta hacer frente a un recorte del 17% del presupuesto de 2013. Pero los corresponsales “externos” sólo representáis un 0,35% de este… (125.000 euros anuales)

Sí, no es nada en cifras, pero es lo necesario para justificar el ERO que está por llegar. Legalmente no puedes ejecutarlo si mantienes gente externa contratada.

Brauli Duart asegura que el ERO sería su última opción…

Bueno, eso habría que preguntárselo al comité de empresa que estuvo en las reuniones. Según parece, o aceptaban un 30% de recorte salarial o…

Otra vez la amenaza…

Los periodistas no tenemos un convenio que nos regule. Por tanto, pueden jugar, y el govern de la Generalitat tiene muy claro que tiene que apostar por los medios privados. Sólo tenemos que fijarnos en lo que está sucediendo en sanidad y educación. Por no decir el debate social que de ello se deriva: o sanidad y educación, o medios de comunicación. Es muy difícil justificar que uno es más necesario que el otro.

Justifícame la existencia de unos medios de comunicación públicos…

Son necesarios para la salud de la democracia y su libertad de expresión.

“Tampoco quiero ser un romántico y pensar que el periodismo resurgirá. No será así.”

¿Crees que la sociedad lo valora del mismo modo?

No del todo, pero ahora las cosas están cambiando. Incluso los propios periodistas estamos recordando la importancia de nuestro servicio público. Y, ¡ojo!, no critico a los colegas que trabajan en los medios. Ellos también se enfrentan a una situación  complicada, y entiendo que en muchas ocasiones escojan las directrices de la empresa frente a sus propios valores.

Entonces las cosas no cambiarán…

No… pero hay familias que mantener. Por ello, son los que se están quedando fuera los que están intentando cambiar las cosas sin depender de una estructura de medios. Aunque tampoco quiero ser un romántico y pensar que el periodismo resurgirá. No será así, pero como mínimo seremos más conscientes.

¿Tú te has sentido culpable de lo que te ha sucedido?

A ver, todos tenemos una parte de responsabilidad si ejercemos esta profesión, pero quedarme en el paro no es mi culpa. Además, si nos fijamos de nuevo en la carta, en ningún momento dicen que hayamos hecho mal nuestro trabajo. Ni dicen que sí, ni que no. Para mí, eso deja claro que ha habido un vínculo laboral. Cuando dicen “relación esporádica”, me hace recordar todo lo que luchamos desde la casa para eliminar ese concepto, pero recursos humanos no quiso. Por algo sería…

¿Estáis tomando medidas legales?

Sí, por despido improcedente. Los abogados ven una relación laboral y lucharán por demostrar que no éramos esporádicos, que trabajábamos cada día. Y aunque nosotros cobrábamos por crónica, las horas de producción nadie nunca nos las remuneró. Hay mucha gente que no se imagina que por dos minutos de radio necesitas toda una mañana.

Por cierto, ¿Qué cobrabais por crónica?

17 euros la pieza con corte de voz, 12 euros sin ella.

 

Silencio reflexivo…

Yo lo necesito…

 

Como dices en tu blog, hablar se ha convertido en una terapia. ¿Por qué?

Porque quiero que se sepa todo lo que ha pasado, y psicológicamente me ayuda. A veces, la familia tiene reparos en sacar el tema, pero yo les digo que no pasa nada. Que lo que realmente me perjudicaría sería quedármelo dentro.

¿Alguna represalia desde la empresa?

Ninguna.

¿Hay algo que calles?

Sí. Posiblemente, por valores éticos.

En tu blog también das las gracias a las muestras de apoyo sinceras, pero no a las interesadas. ¿A qué te referías? ¿O a quién?

A gente que te da palmaditas en la espalda, pero que hasta entonces sólo habían entorpecido tu trabajo dentro y fuera de Catalunya Ràdio. Lo que realmente uno necesita es que alguien se te ponga delante, te diga como son las cosas y te de fuerzas para tirar adelante.

¿En qué lugar situarías a Félix Riera, director de Catalunya Ràdio?

En el del cinismo absoluto. No ha dado la cara en ningún momento.

De hecho, se ha cumplido un año de su nombramiento, y en una entrevista del año pasado él se calificaba como “el director de Catalunya Ràdio con menos experiencia”…

Está todo dicho.

He leído también que dices que es paradójico que el Govern proclame la necesidad de que Catalunya construya estructuras de estado y que, en cambio, prescinda de la radio pública.

No puedes defender que las estructuras de estado tienen que crecer para dar un paso hacia adelante, y que estés echando a la calle a centenares de profesionales públicos. ¿Cómo las construiremos entonces? ¿Con el grupo Godó?

“Podré decir que aunque toqué fondo, esto me enseñó a buscar alternativas”

Los trabajadores nos quejamos. Pero, ¿tenemos propuestas? ¿Tienes tú alguna propuesta?

Yo de momento no me imagino estar cobrando 300.000 euros como algunos directores de ciertos medios. A partir de aquí…

Ya, pero puede resultar algo populista tu propuesta…

Bueno, ¿por qué no eliminar cargos intermedios dispensables? ¿O cambiar el modelo de radio y reubicar a la gente en otras funciones? Y voy más allá: ¿realmente hacen falta  tantas personas en una radio? ¿Realmente tiene algún sentido que en una sección haya 4 personas? Tres de ellas salen a cubrir noticias, y la otra, ¿qué hace? ¿Esperar? ¿Revisar?

Pero tú sigues confiando en la vocación periodística. ¿Algún ejemplo paradigmático?

Los medios locales como viumolinsderei.com, con gente joven que tiene ganas. O zonaretiro.com en Madrid. O la cooperativa de lamarea.com.

¿Y tú? ¿Dónde ves tu camino?

Me dirigiré hacia el periodismo de gran formato con soporte digital –de momento-. Y, sobretodo, no quiero estar directamente dentro de un medio. Si mi trabajo les gusta y quieren comprarlo, perfecto. De algún modo, significaría que a ellos también les interesa iniciar un cambio.

Y mientras proyectas, ¿cómo pagarás las facturas?

Con los ahorros. Aguantaré poco tiempo, pero tampoco quiero darle demasiadas vueltas. Como profesor me van saliendo algunos proyectos, y tengo ganas de centrarme en el ámbito de la definición de estrategias.

¿Tienes miedo?

Al contrario. Esta incerteza ya me gusta.

Es decir… Que al final acabarás agradeciendo algo a esta crisis…

(Ríe…) Sí: despertar de mi estancamiento en una radio y poder explicar que, aunque toqué fondo, esto me enseñó a buscar alternativas. Por ahora, me satisface poder redefinir lo que tengo entre manos, y si hay gente que quiere apostar por mí, ¡yo encantado!

¿Y tú apuestas por ti?

Por supuesto. Si yo no me quiero, creo que la cosa no tirará hacia adelante.

 

Y aquí os dejo su consejo (en catalán) para tirar adelante. Va por vosotros, periodistas.

Dímpel Soto

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s