El futuro de TV3. ¿El nuestro?

Ayer, sábado luminoso de un mes de mayo, 20.000 personas quisieron acompañar a TV3. 12.500 de ellas lo plasmaron en un firma y, el resto, en miradas reflexivas que buscaban otorgar a su domingo algo que fuese más allá del habitual descanso. No hay duda: algo está cambiando en nuestras conciencias. 

IMG_20130513_020639Ya no somos los de antes, actores pasivos de la realidad. Ahora, a pesar de seguir siendo grandes maestros de la pereza, algo nos dice que tenemos que salir de nuestras casas. Como mínimo, escuchar lo que otros gritan porque, ¿para qué negarlo?, en el fondo, una vocecita somnolienta nos avisa de que sus quejas serán en un futuro las nuestras.

Y eso se notaba, se respiraba y se sentía en el Moll de la Fusta. 10 horas de festejo que aglutinaron el tiempo, el esfuerzo y el dinero de 500 trabajadores de TV3, así como el de empresas que quisieron colaborar con precios a bajo coste en el montaje de la infraestructura, o el de algunas de las caras más conocidas del mundo del cine, el teatro y la música que sentían que el acto reivindicativo también era el suyo. Pero sobretodo, 10 horas por y para los ciudadanos de Catalunya, los verdaderos artífices de su historia -que este año celebra su 30º aniversario-, de su liderazgo en audiencia y parte esencial en la preservación de los medios de comunicación públicos.

La amenaza del ERO se siente desde hace meses en la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA), que engloba a TV3 y Catalunya Ràdio. Su consejo de gobierno aprobó el pasado marzo un anteproyecto de presupuestos que incluía la reducción de un 18% del presupuesto total y de un 17% de la partida de gastos de personal. Brauli Duart, presidente de la Corporación, aseguraba recientemente en algunos medios que el Expediente de Regulación es “la última opción”, pero los trabajadores no le creen. Muchos de ellos están convencidos de que la aprobación del anteproyecto presupuestario y el desoír de la directiva y el Govern a sus propuestas en el marco de la negociación del nuevo convenio colectivo, son indicios de una estrategia de presión que ofrece únicamente dos opciones: recorte salarial o despido.

“TV3 no es un gasto, es un derecho”

Vicent Mifsud, periodista de Ràdio 9 y vicepresidente del Comité de Empresa de RTVV (radiotelevisión pública valenciana), sabe muy bien qué significaría si las sospechas se convirtiesen en realidad. Vivió en primera persona el ERO que dejó en la calle a 1.100 compañeros, “el más grande vivido en un medio público”.

Estoy aquí por solidaridad y para trasladar mi experiencia. (…) Actualmente, algunas directivas de medios de comunicación públicos buscan su degradación para favorecer un debate: o sanidad y educación, o espacios públicos de comunicación. Un debate falso porque todos ellos son necesarios”.

A Vicent lo conozco en el backstage. Amable, cercano y de presencia combativa, no duda ni un segundo cuando le pregunto si realmente cree que no hay dinero para mantener a salvo a nuestros medios públicos: “Teniendo en cuenta los costes reales, sí. TV3, por ejemplo, cuesta 34 euros al año a cada ciudadano, (…) perfectamente asumible para tener medios de calidad”

Aun así, él me insiste muchas veces en que “la posibilidad de un ERO dependerá de la fuerza de combate de la sociedad y de los trabajadores. Movilizaciones como las de hoy, apoyadas por caras conocidas, ayudarán a que la gente entienda que TV3 no es un gasto, es un derecho”.

“Alguien nos está tomando el pelo”

Y como en todo en esta vida, siempre hay quien alberga más esperanza. Linus Puchal, productor de TV3 desde hace 26 años, ha formado parte de programas tan exitosos como las últimas cuatro “Marató de TV3”, cinco “Festes del Súper” y, actualmente, “La Partida”. Tropecé con él frente a las vallas que él recolocaba una y otra vez y que separaban al público del escenario. Eran las 12 del mediodía, y yo ansiaba hacer preguntas. Me presento, le explico el objetivo del reportaje y no duda ni un momento en colaborar. Nos adentramos en la zona donde famosos, no famosos y decenas de voluntarios trabajaban sin cesar para que aquel acto tirase adelante.

“No va a haber un ERO porque no sobramos. TV3 es una empresa que funciona bien (…) Somos de las televisiones más baratas de Europa. Sigue siendo líder con buena posición de mercado, lo que no significa que, después de estos 30 años, no podamos mejorar. Pero claro, la miseria pública que padecemos lo impide. Falta gente en la fábrica y sobran directivos.”

Pero la visión positiva de este productor, sudado e ilusionado con aquel acto reivindicativo como cualquier otro de los 499 trabajadores restantes, se siente también herida: “a mí me decepciona la falta de información por parte de la directiva, que boicotea la negociación del convenio y nos amenaza para que aceptemos el recorte salarial”.

Los sueldos. Tema candente. Muchos han dicho que en TV3 y Catalunya Ràdio se vivía demasiado bien. Linus Puchal lo tiene claro: “un profesional bueno tiene derecho a buen sueldo. Pero lo peligroso de todo esto es que nos pongamos a mirar lo del otro. ¡Que se miren los sueldos los directivos! El mío es público, como el de todos mis compañeros. (…) El de algunos no. Falta transparencia. (…) Además, que el presidente de la CCMA cobre más que el president de la Generalitat… Mmm… No sé… Creo que alguien nos está tomando el pelo”.

Su reclamación de transparencia se debe a que la CCMA ha omitido la publicación de los salarios relativos a los ejercicios 2009, 2010 y 2011.

Está claro que las cifras son objetivas, pero también frías. Y lo son porque, frente a esta situación límite que nadie niega, ¿qué soluciones hay más allá de la queja pública? ¿Tienen propuestas alternativas los comités de empresa?

“Evitar el recorte también ayudará a la industria independiente”

Jordi López Santín, documentalista de TV3, miembro del comité de empresa, de la sección sindical de la CCOO y de Mitjans en lluita sí las tiene. “Por ejemplo, nosotros proponemos que se marque un sueldo máximo frente a los salarios escandalosos de algunos directivos, y que se mantengan los puestos de trabajo sobre la base de fortalecer y mantener la producción interna de TV3”.

DSC_0287
Jordi López (izquierda) y Víctor Santa Olalla recogiendo firmas

¡Ah! Esta última propuesta me removió por dentro. Mi trayectoria profesional se ha desarrollado en una productora independiente, y mi nombre en las listas del INEM dejan claro lo que sucede cuando los medios públicos –y el Govern- dejan de invertir en producciones externas. ¿No se supone que frente a la crisis deberíamos unirnos todos?

“Por supuesto. No estamos diciendo que no se hagan coproducciones, pero hay algunas que no tienen ningún sentido cuando nacieron para cubrir negocios de antiguos directivos de TV3  que ahora tienen productoras con contactos políticos”.

Suspiro de forma evidente y él se da cuenta, pero acaba la entrevista con la misma rotundidad: “(…) tiene que seguir existiendo la producción externa, y evitar el recorte también ayudará a la industria independiente”.

Pero, ¿y la gente de la calle? ¿Realmente sabía de qué iba todo aquello? Mentiría si no dijese que mi experiencia sensitiva durante todo el acto reivindicativo de #joestimoTV3 luchaba intensamente contra mi escepticismo. Un escepticismo que me preguntaba si los anónimos allí presentes (familias enteras, ancianos, parejas, adolescentes hormonados o adultos solitarios como yo) eran realmente conocedores de la situación. ¿Creían en la causa, o se sentían atraídos por la fiesta, el sol y los nombres de Macaco, Pastora, Quimi Portet, Mishima, Albert Om, Joan Pere o Ariadna Oltra, entre otros muchos nombres mediáticos?

Víctor Olalla, trabajador del área de informática y soporte de TV3 desde hace 15 años, está convencido de que sí: “La gente que viene hasta aquí lo hace porque también se siente afectada. TV3 som tots”.

DSC_0284
Irnma y Jordi

Jordi Redondo (trabaja en Publicidad; 43 años) e Irma Cases (arquitecta en paro; 42 años) son una pareja de esas que ahora son tan habituales: inconformistas, atentas a su entorno, tocadas por la crisis y que no ocultan cierto pesimismo. Como tampoco un sentimiento nacionalista. Bueno, ellos y casi todos los presentes al acto. “Cuando pones el adjetivo público ya haces política. Hay un dinero público que gestiona una Administración pública. Por tanto, TV3 es una televisión política”, afirma Jordi.

“¿Qué hemos hecho mal los catalanes?”

“Pero nos tenemos que apoyar porque la necesidad nos apretará. Tienen razón al quejarse (los trabajadores de TV3 y Catalunya Ràdio) porque es lo único que nos queda. (…) La realidad es muy bestia y me parece que todos tendremos que aceptar  la pérdida de privilegios. (…) Pero yo me pregunto (Jordi): ¿la disminución de presupuesto se refleja del mismo modo en otros gobiernos autonómicos? ¿Qué hemos hecho mal los catalanes? O ¿qué ha hecho mal España?

Adela y Laura son familia. Las conocí mientras daban la merienda a la hija de una de ellas, y ambas estaban allí porque otros familiares suyos trabajan en TV3. Adela me regaló su honestidad. Laura, su esperanza. Una esperanza que oiréis al final de este reportaje.

Adela: “tenemos que movilizarnos, pero reconozco que soy negativa. Estoy desengañada. Todos estamos manipulados desde hace mucho tiempo. (…) Todos esperamos que alguien tome iniciativas y nadie lo hace”. Yo le hice ver que el hecho de que estuviese allí ya era moverse, pero ella volvió a sacudirme con su sinceridad: “hoy estoy aquí porque afecta a mi entorno. La cuestión es salir cuando la situación te resulte lejana. De hecho, creo que la crisis nos hará ver lo individualistas que nos han hecho ser”.

#JoestimoTV3 contó también con el apoyo de diversos movimientos en defensa del sector público que, casi al final de la jornada reivindicativa, subieron al escenario a gritar su preocupación y su fe en todos nosotros, los ciudadanos. Plataforma de Afectados por la Hipoteca y los iaioflautes. Sanidad, educación y medios de comunicación en lucha. O Marea Roja y su defensa de la cultura. Justamente, con estos últimos también pude hablar.

“Nos queda por delante mucho trabajo de concienciación”

Gemma Deusedas tiene 37 años y es actriz. Me recalca en más de una ocasión durante la entrevista que todo lo que me explica es a título individual. “No tenemos portavoz. Todos somos una Marea… roja”.

DSC_0282
Gemma Deusedas

¿Por qué estáis aquí?, le pregunto. “En la última asamblea vino un trabajador de TV3 a comunicarnos que habían decidido montar este acto, y no lo dudamos ni un momento. En nuestra televisión está siempre implícita la cultura, por tanto también es nuestra causa. (…) Apostamos por una cultura que llegue a todo el mundo. Con los recortes, las subidas de impuestos, etc.,  se está convirtiendo en un lujo.”

 “¿La gente? No sé… Yo creo que aunque vengan por un motivo lúdico supongo que una vez llegan se dan cuenta de lo que hay detrás. Por eso es bueno que estemos aquí, para informar. Aun así, nos queda por delante mucho trabajo de concienciación.”

Marina Valette y Sandra Montón son estudiantes de Bachillerato. Ambas tienen 17 años y ambas sienten que TV3 forma parte de su vida: “evidentemente que hemos venido a disfrutar de los conciertos, pero nos importa lo que pueda suceder en TV3. La sentimos nuestra. (…) TV3 es donde nuestras familias se informan y donde nosotras vemos nuestras series”.

IMG_20130513_020519
Marina Valette (izquierda) y Sandra Montón

Marina quiere ser profesora y Sandra, estudiar Publicidad y Relaciones Públicas. “Tenemos miedo, porque los recortes nos están quitando una parte de nosotras”.

O Teresa, funcionaria que me pide no revelar su apellido. “Sé lo que es que te toquen tu sueldo, y que la gente no sepa realmente qué está sucediendo. ¿Desinformación? Posiblemente. Pero no hay que rendirse”.

Muchas voces, muchas quejas. Muchas personas, muchas ilusiones. Miedo. Resignación. Pero también esperanza. A medida que avanzaba el día y llegaba el atardecer, la música en directo nos transportó a cada uno de nosotros a nuestro YO más íntimo. Cada canción, cada lema, cada discurso, cada aplauso, cada vídeo proyectado… conectaba con algo de nosotros mismos. Y eso no es discutible. Hubo silencios demoledores. Y alguna lágrima.

Entretanto pude hacer mi última visita al backstage y robar los pensamientos de dos esperanzados más. Ellos también tenían algo que contar, aunque muchos pensasen que con su presencia ya lo decían todo. Por lo menos, yo lo necesitaba.

DSC_0280

Joan Pera. Actor, doblador, artista, símbolo de TV3… Un hombre aparentemente frágil y pequeño, pero robusto en sus palabras. Y gentil. Como pocos. “Estoy aquí porque TV3 es una parte de mi vida. (…) Se está manipulando la información porque hay intereses que conocen 3 o 4, pero que no salen a la luz. TV3 está en el ADN de la gente y no me imagino un futuro sin ella. Sería la revolución”.

Albert Om. Periodista conocido por todos, sobretodo en Catalunya. Pero pocos saben que trabajó muchos años en prensa, y que sus inicios también fueron difíciles. No conoce el paro en su piel, pero es conocedor de muchas historias. Presenta y aprende del “El Convidat”, programa de éxito en TV3.

“Estoy aquí por dos cosas: una, por la vinculación emocional y efectiva que todos tenemos con la cadena y que no he visto en otro lugar; y dos, por el orgullo de formar parte de una de las mejores televisiones de Europa y de haberme formado en ella”.

“Yo no sé qué pasará. Son tiempos muy duros para todos, pero hay que entender que una televisión pública como TV3 es una estructura de estado y, por eso, está tardando tanto en pasar algo. Todos sabemos que es un material sensible”.

Evidentemente, le pregunto por Brauli Duart y la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA): “Mira, no  tengo elementos para criticar si las cosas se están haciendo lo suficientemente bien porque no he estado en las negociaciones. Lo único criticable es que se está jugando con vivir bajo la amenaza”.

“No me imagino un futuro sin TV3. Incluso tampoco los que tienen que tomar decisiones”.

Ojalá que no.

Sea como fuere, ayer muchos volvimos a casa pensando que hay que estar preparados para lo que venga. Para luchar y defender lo que tanto costó a otros construir.

Yo sigo en paro. Pero sigo escribiendo.

Algunos tomas decisiones egoístas. Otros las sufren.

Pocos se enriquecen. Muchos otros crecen frente a las adversidades.

Por ello, no pienso parar.

Y como yo, muchos. Por lo menos, 20.000.

Y como dice la canción de Gossos (grupo de música catalán con el que concluyó el acto): “Jo vull ser com sóc. I mirar a l’horitzó i que algú m’escolti. Que ens escolti. A TOTS” (Yo quiero ser como soy. Y mirar al horizonte y que alguien me escuche. Nos escuche. A todos).

A continuación, os adjunto 7 minutos de reflexión. 7 minutos de algunas de las personas que participaron en este reportaje y que me regalaron -nos regalaron- un consejo para tirar adelante. Va por vosotros, periodistas.

Dímpel Soto

Anuncios

9 thoughts on “El futuro de TV3. ¿El nuestro?

  1. Gallega tossuda, ho fas molt bé. M’ha agradat molt el reportatge. Segueix en aquesta línia. Et proposo, a través de la Coordinadora de Mitjans en Lluita i de contacte amb delegats sindicals i treballadors dels mitjans de comunicació, anar fent cròniques i répors de com estan cadascun dels mitjans. (ACN, la crisi de El Mundo, les ràdios i televisions locals, La Xarxa, El Periódico, PRISA, RTVE a Catalunya), per arribar a una visió de conjunt, des del punt de vista dels treballadors. Com ho veus? Tot el meu suport

    Me gusta

  2. Buen inicio Dímpel! Parándose no arregla uno las cosas. Sobre lo de TV3, bueno, no creo que bajando el suekldo de los directivos se vayan a arreglar muchas cosas. Es muy poco dinero en conjunto si lo analizas fríamente, pero queda muy bien decirlo. Muy populista. Quizás sea más solución comprar los productos de aquí y no los de China -mucho más baratos, aunque se llamen Nike o Apple- y entonces demostraremos ser menos hipócritas y ganaremos todos. E fin, tampoco me fio de nada. Los años…!

    Me gusta

    • ¡Ay, los años! Agradezco tu sinceridad en este comentario. De hecho, quiero que sepas que estoy pendiente de que algún miembro del Consell de Govern i de la Comissió de Control de la CCMA acepte una entrevista. ¡Te mantendré informado!

      Me gusta

  3. muy buen reportaje. me quedo con la reflexión de Albert Om, nos toca vivir siempre bajo amenaza. la imagen generalizada de que ‘en tv3 viven muy bien’, se corresponde con la que se desliza sobre maestros, sanidad, y todo aquello que se nos vende como derroche. pero siempre pagamos los mismos.
    ánimo y avanti con la guaracha!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s